28 Mientras Jesús enseñaba en el templo, exclamó: