13 «Sé que el Señor
ahora me bendecirá —dijo Micaía—, porque tengo un levita como sacerdote personal».