15 El pueblo sintió lástima por Benjamín, porque el Señor
había dejado un vacío en las tribus de Israel.