30 Pero cuando Zebul, el jefe de la ciudad, oyó lo que Gaal decía, se puso furioso.