65 ¡Dales corazones duros y tercos
y después, que tu maldición caiga sobre ellos!