15 La alegría abandonó nuestro corazón;
nuestras danzas se convirtieron en luto.