52 Cuando el sacerdote haya purificado la casa exactamente de esta forma,