13 Recuerden, el fuego del altar siempre debe estar encendido; nunca debe apagarse.