22 En cada generación, el sumo sacerdote
que tome el lugar de Aarón deberá preparar esta misma ofrenda; le pertenece al Señor
y debe ser quemada totalmente. Esta es una ley perpetua.