30 Sin embargo, la ofrenda por el pecado no se deberá comer si su sangre fue llevada al tabernáculo como ofrenda para purificación
en el Lugar Santo. Deberá ser quemada por completo en el fuego.