26 Donde sea que vivas, nunca deberás consumir la sangre de ningún ave o animal.