58 Todos sus vecinos y parientes se alegraron al enterarse de que Dios había sido tan misericordioso con ella.