27 Además, si no cargas tu propia cruz y me sigues, no puedes ser mi discípulo.