62 Y Pedro salió del patio, llorando amargamente.