41 Aun así, ellos seguían sin creer, llenos de alegría y asombro. Entonces les preguntó: