52 Entonces ellos lo adoraron y regresaron a Jerusalén llenos de gran alegría;