32 No he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores y necesitan arrepentirse».