14 »Maldito sea el tramposo que promete dar un carnero selecto de su rebaño, pero después sacrifica uno defectuoso al Señor. ¡Pues yo soy un gran rey —dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales— y mi nombre es temido entre las naciones!