27 Jesús los miró fijamente y dijo: