39 Entonces Jesús los dejó otra vez e hizo la misma oración que antes.