16 El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que se niegue a creer, será condenado.