3 Y se burlaban: «Es un simple carpintero, hijo de María
y hermano de Santiago, José,
Judas y Simón. Y sus hermanas viven aquí mismo entre nosotros». Se sentían profundamente ofendidos y se negaron a creer en él.