25 Ella se acercó y lo adoró, y le rogó una vez más:
—¡Señor, ayúdame!