28 —le dijo Jesús—,
Y al instante la hija se sanó.