25 Los discípulos quedaron atónitos.
—Entonces, ¿quién podrá ser salvo? —preguntaron.