10 Y no permitan que nadie los llame “Maestro”, porque ustedes tienen un solo Maestro, el Mesías.