28 porque esto es mi sangre, la cual confirma el pacto
entre Dios y su pueblo. Es derramada como sacrificio para perdonar los pecados de muchos.