33 Pedro declaró:
—Aunque todos te abandonen, yo jamás te abandonaré.