39 Él se adelantó un poco más y se inclinó rostro en tierra mientras oraba: