42 Entonces Jesús los dejó por segunda vez y oró: