75 De repente, las palabras de Jesús pasaron rápidamente por la mente de Pedro:
Y Pedro salió llorando amargamente.