5 Después el diablo lo llevó a la santa ciudad, Jerusalén, al punto más alto del templo,