4 Dios bendice a los que lloran,
porque serán consolados.