6 —Señor, mi joven siervo
está en cama, paralizado y con terribles dolores.