8 En cuanto a ti, Jerusalén,
ciudadela
del pueblo de Dios,
recuperarás tu fuerza
y poder soberano.
El reino será restaurado
a mi muy amada Jerusalén.