13 «¡Yo soy tu enemigo!
—dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales—.
Tus carros de guerra serán quemados;
tus jóvenes
morirán en la batalla.
Nunca más saquearás las naciones conquistadas.
No volverán a oírse las voces de tus orgullosos mensajeros».