11 Y tú, Nínive, también te tambalearás como un borracho;
te esconderás por temor al ataque del enemigo.