5 envió mensajeros para llamar a Balaam, hijo de Beor, que vivía en Petor,
su tierra natal, cerca del río Éufrates.
Su mensaje decía:
«Mira, una inmensa multitud que cubre la faz de la tierra ha llegado de Egipto y me amenaza.