8 Y los santuarios paganos de Avén,
donde Israel pecaba, se derrumbarán.
Alrededor de sus altares crecerán espinos y cardos.
Suplicarán a los montes: «¡Entiérrennos!»
y rogarán a las colinas: «¡Caigan sobre nosotros!».