5 Pero después el pueblo volverá y se dedicará al Señor
su Dios y al descendiente de David, su rey.
En los últimos días, temblarán de asombro ante el Señor
y su bondad.