32 Pues los simplones se apartan de mí hacia la muerte.
Los necios son destruidos por su despreocupación.