6 Los justos se llenan de bendiciones;
las palabras de los perversos encubren intenciones violentas.