23 Los justos pueden esperar una recompensa,
mientras que a los perversos solo les espera juicio.