28 El que confía en su dinero, se hundirá,
pero los justos reverdecen como las hojas en primavera.