4 Las riquezas no servirán para nada en el día del juicio,
pero la vida recta puede salvarte de la muerte.