12 Cada ladrón envidia el botín del otro,
pero los justos están bien arraigados y dan su propio fruto.