18 El que pierde los estribos con facilidad provoca peleas;
el que se mantiene sereno, las detiene.