25 El Señor
derriba la casa de los orgullosos,
pero protege la propiedad de las viudas.