3 Los ojos del Señor
están en todo lugar,
vigilando tanto a los malos como a los buenos.