24 Las palabras amables son como la miel:
dulces al alma y saludables para el cuerpo.